Archivos para febrero, 2012

Roma

Publicado: 17 febrero, 2012 en Lugares, Tips, Viajes
Etiquetas:, , , ,

El 2 de enero llegamos a Roma.

La llamada  ciudad eterna se portó muy bien con nosotros, o mas o menos. Llegamos al aeropuerto y encontramos un autobus lanzadera que nos llevó a la estación Termini en media hora a muy buen precio, los de Terravisión. De ahí se suponía que nuestro hotel estaba cerca, pero no, estaba “cerca a Termini”  y Termini es un monstruo gigantesco que empieza en el número 60 de la calle y nuestro hotel quedaba en el número 149. Después de 15 minutos de caminar llegamos y estaba muy bonito así que valió la pena.

Ese mismo día salimos a almorzar pizza italiana y luego nos fuimos a caminar por las plazas de Roma y a buscar la fontana Trevi y el Panteón. También fuimos al Coliseo  pero ya a esa hora estaba cerrado, así que nos conformamos con recorrerlo por fuera y tomarnos muchas fotos.

Al día siguiente fuimos a la Basílica de San Pedro que es de entrada gratuita pero con una fila de unos veinte minutos a la que la gente trata de colarse. Es increíble, la plaza de San Pedro es un espacio grandisimo e impresionante y la Basílica por dentro es muy bonita, además que guarda la famosa Piedad de Miguel Ángel.

Seguimos con los museos del vaticano, normalmente dicen que hay que hacer fila, pero no fue nuestro caso, entramos sin filas y sin problemas. Una vez adentro hay muchas cosas para ver así que se debe tomar la decisión si se quiere el camino corto a la Capilla Sixtina o el camino largo (el que tomamos) que atraviesa varias galerías muy bellas. Eso si, sino le gusta la gente no se asome por estos lugares porque están llenos de grupos de turistas y recuerde que en la Capilla Sixtina está muy prohibido tomar fotos. Las pinturas son mas pequeñas de lo que imaginaba, así como la capilla en si misma pero la experiencia de estar ahí y poderlas mirar vale completamente el dolor de cuello.

De ahí bajamos por las escaleras de caracol de los museos y salimos a almorzar a un restaurante llamado Amalfi (I know) que recomendaba Lonely Planet y a buscar los helados recomendados también y que cumplían todo lo prometido: deliciosos, grandes y baratos.

Luego caminamos al castillo de San Angelo y tomé muchas fotos del maravilloso puente del mismo nombre. He de confesar que si bien el castillo no está mal lo mejor son sus vistas de la ciudad. Recomendado ir al atardecer.

De ahí regresamos al hotel y al día siguiente nos fuimos en tren para Florencia

Las fotos de Roma están aquí

Anuncios

París

Publicado: 15 febrero, 2012 en Lugares, Tips, Viajes
Etiquetas:, , ,

A París llegamos el 27 de diciembre, al aeropuerto Orly. Allí nos recogió nuestra anfitriona.

A la mañana siguiente compramos un tiquete de metro llamado Paris Visite por 5 días, el cual nos permitía viajes ilimitados durante esos días en todos los medios de transporte públicos de la ciudad, fue la mejor inversión ever. Así nos aventuramos en el famoso y complejo metro de París.

Dos semanas antes de viajar habíamos comprado el Paris Museum Pass de dos días que nos permitía acceder a muchos museos y saltarnos las filas de algunos, así que nuestra primera parada al día siguiente después de llegar fue ir a la oficina de turismo que queda cerca de la Opera. Allí además de la tarjeta aprovechamos para tomar folletos gratuitos de lugares e información útil de París, como el Paris for You que muestra los horarios y los precios de los lugares turísticos.

Después de ahí fuimos a caminar por el Louvre, el jardín de Tuleries, la Plaza de la Concordia y la avenida de los Campos Elíseos, hasta que llegamos al Arco del Triunfo y luego de ahí caminamos hacia la Torre Eifel.

París es increíble, ver de cerca todos esos lugares que había crecido viendo en la tele fue indescriptiblemente emocionante.

Después de la torre Eifel nos fuimos para Montmartre a la basílica del Sacre Coeur, desde allí se ve buena parte de la ciudad. Para subir y bajar sin caminar hay un funicular al que también se puede acceder con el tiquete Paris Visite sin pagar de mas.

Para los amantes de Amelié, en este barrio fue grabada la peli y es uno de los barrios mas famosos de París porque allí se daban cita los grandes artistas para pintar, beber y demás actividades artistícas.

Como nota gastrónomica encontramos en una esquina bajando de la basílica un sitio donde vendían unos crepes de jamón y queso deliciosos y a buen precio.

En ese mismo barrio, a unos 10 o 15 minutos de la basilica se encuentra el famoso Moulin Rouge, otro punto de referencia para los cinefilos.

Al día siguiente nos fuimos de museos, primero al Louvre. Allí todo estaba super lleno de gente y muchas señales que decian Beware of pickpockets! de todas formas yo estaba muy feliz viendo la Monalisa, la Venus de Milo, la sala de arte italiano, toda  la parte de Egipto y los apartamentos de Napoleón. En el Louvre se pueden tomar fotos así que estaba doblemente feliz.

El museo es enorme, facilmente uno se puede quedar allá todo el día, por eso es mejor tomar el mapa y decidir que se quiere ver para tener tiempo el mismo día y seguir con la siguiente parada: el museo Orsay.

Como dos whovians no nos podiamos ir de París sin ir allí y ver las magnífcas obras de Van Gogh que alberga, incluyendo la famosa iglesia de Auvers-sur-oise. Ahora, en este museo no permiten tomar fotos, pero bueno, que no lo permitan no quiere decir que sea imposible.

Luego fuimos al centro Pompidou pero fue medio fiasco porque la exposición permanente ya estaba cerrada a esa hora, igual es muy bonito y hay un KFC cerca.

Al día siguiente en la mañana fuimos a la catedral de Notre Dame, esta era otra de las cosas que me emocionaban y andaba cantandole a mi muy paciente acompañante la canción de Las campanas de Notre Dame que aprendí de Disney. Para entrar a la iglesia la fila es muy larga pero se mueve muy rápido, creo que sólo esperamos unos 15 minutos y ya estabamos adentro. Es muy bonita pero un tanto oscura, creo que su mayor atractivo radica en sus 849 años de historia.

De allí fuimos a la Conciergerie que queda muy cerca, allí era donde encerraban a la gente antes de juzgarla, y está la celda de su prisionera más famosa: María Antonieta. También está la aterradora lista de todas las personas que pasaron por la guillotina. En la Conciergerie se siente un frío raro,  quizá es la antigüedad del edificio sumado a la sugestión de saber el destino que tuvieron muchos de los prisioneros de aquellas celdas.

Luego fuimos a la Santa Capilla (Sainte Chapelle), no quiero ni recordar esa fila tan tan tan larga, me parece que estuvimos allá toda la vida, pero bueno al parecer este sitio es tan super especial (y queda al lado del palacio de Justicia) que para entrar tienes que pasar un control de seguridad policial como si fueras para un avión o algo porque te tienes que quitar la chaqueta, el bolso y pasar por el detector de metales y por eso la fila se mueve tan lentamente.

En fin, vale la pena, es una capilla de dos pisos, el primero está bien, pero el segundo tiene los vitrales mas bonitos que he visto. Este sitio fue construido para albergar reliquias, pero en si mismo es una reliquia  para no perderse.

Al salir de ahí fuimos a buscar los puentes de Notre Dame para poner el candado con nuestro nombre y tirar la llave al Sena, que es tradición. Luego fuimos al museo Rodin y con nuestra super tarjeta Paris Museum Pass nos saltamos la fila ante la mirada de odio de los que llevaban formados mucho tiempo. Allí vimos al famoso Pensador, Las Puertas del Infierno, Los tres hombres, el Beso, la Torre del Trabajo, las Manos y el Amor y Psyché.

Luego nuestra caminata nos llevó a la modesta tumba de Napoleón donde nos asombramos de la gran eeh autoestima? de este personaje.

Al día siguiente fuimos a Versalles. Desde París es como una hora y hay que comprar un tiquete especial de 4 zonas creo (eso no lo sabíamos) y no me siento orgullosa de ello.

Versalles es muy grande, es una visita que toma casi todo el día incluyendo el transporte, recomiendo llevar comida y tener paciencia porque la fila para entrar es bien larga. Una vez adentro hay muchos muchos turistas, asiáticos mas que todo, que van en visitas guíadas y son un poco molestos porque no dejan caminar, igual la pasamos bien, el palacio es super ostentoso, los pisos, las paredes, y ohhhh los techos, yo iba caminando con el cuello estirado mirando para arriba y preguntandome como y por qué de esa maravilla de techos. Allí pudimos ver el cuarto del rey, el cuarto de María Antonieta y unos jardines de no creerselos.

Ese día era 31 de diciembre, por lo que Versalles cerraba temprano, así que regresamos a París y nos fuimos de paseo al barrio latino pasamos por la Sorbona y quisimos ir al Panteón pero estaba ya cerrado justo por ser ese día.

Así que seguimos nuestro camino por la Rue de Moufettard, destino sugerido por la guía de Lonely Planet y nos encontramos a un París distinto y acogedor al caminar por esas calles adoquinadas donde vendían vino en cada esquina, aprovechamos y compramos la champagne para la media noche.

El año nuevo lo fuimos a recibir (como otras cientos de personas) debajo de la torre Eifel, pero no fue tan bonito como imaginamos, la gente se pone un poco loca ahí y corrían en estampida sin razón y luego se detenían. Habían botellas vacías y basura por todas partes, efectivamente como a la salida de un concierto. Lo bonito de esa noche es que nos encontramos con una amiga que también estaba de viaje en París.

Al día siguiente, nuestro último día, nos fuimos de paseo en carro a ver los puentes de París, pasamos por el puente del Alma donde se accidentó la princesa Diana en 1997, y otro por donde hay una mini estatua de la libertad, también fuimos al Marais, la Bastilla y Trocadero, que es un lugar muy bonito donde se pueden tomar las mejores fotos de la torre Eifel.

Luego fuimos al cementerio de PèreLachaise y visitamos la tumba de James Morrison, Abelardo y Eloíse y por su puesto la de Oscar Wilde. La entrada al cementerio es gratis, pero recomiendo llevar un mapa (que dan en una de las entradas) porque es inmenso y las tumbas no estan bien señalizadas.

Luego fuimos finalmente a hacer la fila para subir a la Torre Eifel, es mejor comprar las boletas online porque la fila es muy larga (nosotros la hicimos) y bueno uno escoge la fila que parezca menos larga de los 3 pilares que tienen fila y ya luego esperas esperas esperas y puedes subir en un ascensor hasta la segunda plataforma. Es muy bonito, aun lloviendo y con viento era muy emocionante estar ahí. La mejor forma de despedirse de París: subirse al gran esparrago de metal.

La bajada la hicimos a pie, había una fila gigante para el ascensor y a pie pudimos ver mas cosas, como una pista de hielo en la primera plataforma y algo de historia de la torre, comparaciones con otros edificios y los obreros que habían muerto congelados trabajando.

Just kidding.

Aún levantandonos temprano, volviendo muy tarde y caminando todo el día no alcanzamos a ver todo lo que hay en París. Habrá que esperar una próxima visita.

Al día siguiente muy muy temprano, partimos hacía Roma.

Au revoir Paris et  bonne année.

Berlín

Publicado: 4 febrero, 2012 en Lugares, Viajes
Etiquetas:, ,

El 23 de diciembre salimos de Barcelona para Berlín con EasyJet.

EasyJet queda en la T2 del aeropuerto El Prat, pero en la terminal C, lo cual significa que una vez te bajas del tren, debes atravesar toda la primera terminal, salir y caminar  y caminar hasta el fondo hasta encontrar la terminal C. Mejor agarrar un carrito para poner el equipaje.

En EasyJet si ya imprimiste tus tiquetes (mejor que lo hayas hecho!)  y no vas a facturar equipaje puedes irte directamente a seguridad, luego llegas a la sala de abordaje y buscas la puerta de tu vuelo que seguramente será la que tiene una larga fila de gente esperando (no hay asientos asignados en estas aerolineas).

Dejamos la soleada Barcelona y aterrizamos en un frío Berlín, donde nos recibió nuestra anfitriona y nos llevó a donde nos alojaríamos. Allí el sol se ocultaba temprano, eran las 4 de la tarde y parecían las 7 pero igual era la primera ciudad de nuestro viaje y estabamos expectantes por conocer lugares, así que nos fuimos a caminar, pasamos por la parte del El Muro llena de pinturas y seguimos caminando hacia Alexanderplatz donde había una feria de navidad de lo mas bonita, allí tomamos Gluhwein (vino caliente), comimos algodón de azúcar y nos montamos en una de las atracciones mecánicas que misteriosamente olía a freno quemado (supongo que para hacerla mas emocionante :P). Desde ahí se podía ver la famosa torre de televisión.

Al día siguiente era 24 de diciembre, nos fuimos a conocer la Puerta de Brandenburgo, el monumento al holocausto y el Reichstag. En el camino nos encontramos con cosas muy interesantes como una calle llamada Hannah Arendt y un parque dedicado a los homosexuales perseguidos durante la II Guerra Mundial, en donde había un video en loop de dos chicos besandose.

También vimos una parte del muro original misteriosamente cubierto de cientos de gomas de mascar y fuimos al Sony Center y al centro comercial Arkade.

Ese día tuvimos la genial idea de llevarnos unos sandwich para el día, entonces aprovechamos que cerca a la puerta hay un Starbucks para comprarnos un café gigante y un cinamon roll y comernos nuestros propios bocadillos ante la mirada envidiosa de la gente 🙂

En la noche hicimos navidad colombiana con natilla, buñuelos y hojuelas y fuimos muy felices porque esas cosas saben mejor cuando estas a miles de kilometros de la casa.

Al día siguiente nos fuimos de museos. Todos (o muchos)  los museos están en la llamada Museuminsel o Isla de los museos. Allí nos dirigimos al Altes Museum que es el principal y guarda una enorme colección de arte griego, egipcio  y etrusco. Por 7 euros (con carné de estudiante) compramos una entrada que nos daba acceso a cualquiera de los otros museos, lo cual es una muy buena oferta, excepto porque son tantos y tan grandes que no alcanzas a verlos todos. Sin embargo vale la pena darse una pasada por El Pergamon para ver su magnífico altar y el Neus Museum para ver a  la famosa Nefertiti.

Al día siguiente nos fuimos para Potsdam. Cuando llegamos a la estación/centro comercial conseguimos un tour guiado en bus en el que nos sentimos un poco engañados porque la guía hablaba aleman 5 minutos y a nosotros nos traducían en español 2 minutos…seguro algo nos estaban ocultando.

Este tipo de tours tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, lo bueno es que nos llevó a todos los palacios y no tuvimos que caminar, lo malo es que no nos bajabamos en todos y no entramos a ninguno. Potsdam fue muy bonito y también tenía un mecado navideño donde comimos un montón.

En la noche volvimos a Berlín,  fuimos a tomar cerveza a un puente (really), fuimos a comer a un restaurante mexicano y luego a beber algo a un bar ruso (si así de internacional fue esa noche).

Al día siguiente ya nos ibamos para París al medio día entonces hicimos un plan tranquilo y nos fuimos a Karl Marx Allee , nos tomamos foto con Karl Marx,  y luego regresamos por nuestro equipaje, comimos unas de las mejores hamburguesas ever en Burgermeister (abajo de la estación Hallesches Tor) y nos fuimos al aeropuerto.

En Berlín no dejen de probar la comida turca, las salchichas y tomense la foto tradicional en una de las máquinas automáticas.

Todas las fotos del viaje a Berlín están aquí.

Hacer la maleta

Publicado: 3 febrero, 2012 en Tips, Viajes
Etiquetas:, ,

Si te vas 18 días de viaje y sólo puedes llevar una mochila para no tener que facturar equipaje y poder desplazarse en trenes y aviones con facilidad y rapidez,  hay que ser muy selectivos con lo que se empaca. Creeanme que después de caminar muchas calles con un montón de peso en la espalda hace pensar que eso de tener ropa limpia para ponerse cada día deje de ser una prioridad.

Además quieranlo o no con cada ciudad que se visita la maleta crece.

¿Qué llevar y qué no llevar? es la pregunta a la que nos enfrentamos a la hora de hacer la maleta. En algunos blogs que leí antes del viaje decía que una maleta que te sirva para un fin de semana te sirve igual para un mes.

Yo diría si a las cosas de aseo personal: cepillo de dientes, peinilla, crema dental, seda dental, desodorante, una crema de manos hidratante, bloqueador solar, talco para pies, gel antibacterial, maquillaje y si te cuidas el pelo shampoo y acondicionador en envase  de menos de 100ml (estos últimos a veces los dan en los hoteles pero son de muy dudosa calidad).

También es conveniente llevar una lima de uñas y análgesicos.

En cuanto a la ropa depende del clima, pero en general llevar el pantalón con el que se viaja y otros dos de cambio, camisetas de algodon, calcetines, ropa interior, si es verano traje de bañoy gafas de sol y si es invierno guantes, gorro, bufanda, sweater y demás chunches para el frío que deben ir puestos, no en la maleta, vayanse al aeropuerto con todo lo que puedan puesto.

Un paraguas (sirve tanto para la lluvia como para el sol).

Fotocopia del pasaporte,tiquetes y reservaciones de hotel impresas, mapas y/información de la ciudad a visitar.

Aparatos electrónicos (celular, cámara, kindle, ipod, laptop) con sus respectivos audífonos, cargadores y con adaptadores a los enchufes  del país al que vayas. Un par de memorias extra para la cámara no vienen mal, depende de la capacidad que tenga.

Llevar zapatos y chaqueta extra no es nada recomendable.

Lo mejor es no complicarse y no llevar cosas “por si acaso”, recuerden que van a caminar mucho, que los hostales, los aeropuertos y las estaciones de trenes no siempre están muy cerca entre sí y no siempre hay carritos para poder descargar el peso. Ponerse la misma ropa dos veces nunca ha matado a nadie y en muchos hostales y hoteles hay lavanderías y en caso de que no, siempre se puede lavar en la ducha algunas cosas y ponerlo a secar toda la noche en la habitación.

Salir de casa con la maleta a reventar es un mal síntoma, debe quedar  algo de espacio extra, recuerde que en cada ciudad la maleta crece.

Viajar “low cost”

Publicado: 3 febrero, 2012 en Viajes
Etiquetas:, , ,

Con @manuelj decidimos hacer un viaje de fin de año por algunos lugares de Europa, empezaríamos en Berlin, luego París, Roma, Florencia, Venecia y Madrid.
Nos iríamos 18 días y bueno organizar un viaje así es un poco complicado, más si tu compañero de viaje está en un huso horario diferente al tuyo en el momento de la planeación, pero finalmente todo nos salió muy bien, así que iré escribiendo acerca de algunas cosas que aprendimos de nuestro viaje.
Empecemos por el transporte:
Ahora existen unas entidades llamadas aerolíneas low cost (de bajo costo) que tienen cosas muy buenas como muy malas:
Entre las muy buenas se encuentra, como su nombre lo indica, unos tiquetes aéreos que permiten ir a muchos lugares rápidamente y más barato que en tren o en bus. Hasta el momento en mi experiencia personal con Spainair (RIP) y con EasyJet  puedo decir que son rápidas, sin complicaciones y muy puntuales.
Ahora lo malo: solamente puedes llevar un bulto de equipaje de mano, algunas son súper estrictas y sólo puedes llevar tu mochila y ninguna cartera o bolsa pequeña como acostumbramos las mujeres y si la llevas te la hacen meter en la mochila, si te pasas y necesitas facturar equipaje tiene un costo que puede superar el precio que pagaste por el tiquete así que mídete muy bien en lo que empacas y ten cuidado con la maleta que llevas porque hay un límite de tamaño. En Ryanair por ejemplo no debe pesar más de 10 kilos.
Si llevas una mochila normal (no un backpack de un metro de alto) no hay problema y no te hacen pesarlo ni medirlo en esas cajitas atemorizantes que tienen en el aeropuerto.
Debes llevar tu tiquete impreso desde casa, sino lo tienes te pueden cobrar hasta 30 euros por imprimírtelo, debes llegar súper temprano desde antes que empiece el abordaje porque no hay asientos asignados, así que entre más temprano llegas más posibilidades de acomodar tus cosas en el avión.
Ya en el avión hay un solo pasillo y los asientos están agrupados de a 3, pueden parecer algo incómodos pero yo me dormí en casi todos los vuelos muy bien.  Si tienes sed o hambre hay un catálogo de cosas que puedes comprar para comer o beber, ya se imaginaran los precios…
Por último otra cosa mala que puede llegar a pasar muy ocasionalmente, que no me pasó a mi pero si a una amiga, es que por condiciones climáticas adversas uno de estos vuelos se puede cancelar y pues ellos te devuelven el dinero que pagaste por el tiquete. Esto serviría de algo si no lo hubieras comprado en súper oferta y te devuelven 30 euros que no te alcanzan ni para la mitad de otro tiquete en otro vuelo. Ahí creo que habría que pelear con ellos hasta que te suban a otro avión por el mismo precio.
Entonces viajar Low Cost es un poco arriesgado, no mucho, pero como cualquier cosa en la vida puede tener complicaciones. Es bueno saber a qué atenerse, leer las condiciones de la compañia y tener algún dinero extra para emergencias.